Bolívar llegó triunfante a Quito, pese a no haber sido partícipe de la Batalla de Pichincha. En su recibimiento, Manuelita logró llamar su atención de una manera inolvidable, tanto así que el general anheló conocerla.

Una vez más, Julio Herrera le pide un importante cargo a Santander. Impulsado por los reclamos de su esposa, Herrera acude a donde el vicepresidente, quien decidió devolverle a su familia el molino, y aprovechó su visita para hacerle una petición especial.

Manuelita lo arriesga todo por la vida de sus padres. Sáenz había logrado esconder a sus padres, que eran realistas, de los patriotas, quienes estaban dispuestos a fusilar a sus enemigos. Al final, tuvieron un emotivo adiós.

Bolívar capítulo 37 – Martes 12 Noviembre de 2019