El patriota Humberto López conmovió hasta las lágrimas a Santander. Santander fue en busca de él para decirle que apelarían su sentencia. No obstante, el hombre no le creyó y le dijo que los soldados que dieron su vida por la causa eran basura. El general lloró.

Manuelita desolada está sintiendo todo el peso de su amor. Sáenz está viviendo la ausencia de Bolívar y acudió a donde Manuela Espejo buscando guía. Está angustiada, no desea cambiar al general, pero no quiere sentir aquel vacío en el estómago. Lo que está sintiendo se llama amor.

Bolívar capítulo 41 – Miércoles 20 Noviembre de 2019