El coronel Almeida manchó el nombre del glorioso ejército patriota. Pervirtió sus ideales y se convirtió en un ladrón, su ambición llevó a matar al cura y al verse descubierto, huyó.

Berta de Herrera presenció el asesinato del cura y corrió buscando ayuda. La esposa de Julio Herrera estaba escondida en la casa cural cuando ocurrió el crimen. Presenció todo e incluso vio algunos rasgos físicos de los ladrones, luego de eso le contó todo a Manuelita.

¡Uno de los ladrones fue apresado y Bolívar lo interrogó! Los asesinos del padre Ardila fueron cuatro hombres: un esclavo, dos soldados y un coronel. Uno de ellos fue apresado y delató a los demás, pero el más importante, el coronel Almeida, se fugó.

Bolívar capítulo 55 – Martes 10 de Diciembre de 2019