Bolívar | Capítulo 57

El Libertador descubrió que gobernar es un ejercicio ingrato. Sería imposible tener a todo un pueblo conforme. Con la ejecución de aquellos criminales, Bolívar descubrió que para algunos se hizo justicia, mientras que para otros se cometió un acto de barbarie.

Los criminales fueron ejecutados. Lo que pidió la turba iracunda se cumplió. Los asesinos del padre Ardila murieron fusilados ante los ojos de los bogotanos. La sentencia fue definitiva y pagaron con su vida.

Con el corazón dolido, Dionisio le dijo a Bolívar que ya no sería su hermano. Dionisio confrontó al Libertador después de que fusilaron a los prisioneros, en especial por la muerte del esclavo y porque Bolívar nunca cumplió su promesa de liberar a todos los negros.

Bolívar capítulo 57 – Jueves 12 de Diciembre de 2019