Llegó el momento definitivo para medir cuál de los dos próceres tiene un mayor poder político. La asamblea sesionó en Ocaña y tomó una decisión que dejó a todos sorprendidos.

La enfermedad de Bolívar persiste, pero sus hazañas le dieron fuerza. El Libertador está debilitado: ha vuelto a tener pesadillas con su madre, fiebres y ataques de tos, pero aferrarse a su épica gesta libertadora le ha dado la fortaleza que necesita para seguir.

Madame Rocha quedó en evidencia, Manuelita la enfrentó. La dama quedó encantada con el sobrino de Bolívar. Pero Sáenz llegó y le dijo todas las verdades que tenía preparadas para ella en la chocolatada santafereña.

Bolívar capítulo 58 – Viernes 13 de Diciembre de 2019