El corazón de Manuelita se quebró, pero la historia de Bolívar vivió. Así fue, Manuelita no pudo darle un último adiós a su amado. Sin embargo, las proezas de aquel hombre, de aquel amante, de aquel libertador vivirán por siempre.

Bolívar renunció, no pudo resistir más la ingratitud. Triste y decepcionado, comunicó su decisión al Congreso. Fue imposible seguir sirviendo en medio de un mar de rumores, ya no le quedaban más fuerzas para enfrentar otra traición.

La vida se le fue al Libertador en una lágrima y un deseo final para Colombia. Hasta su último aliento, disminuido por la enfermedad y anclado a una cama, Simón Bolívar no dejó de soñar con una Colombia unida.

Bolívar capítulo 63 Final – Viernes 20 de Diciembre de 2019