Los Vargas se preguntan dónde enterrar las cenizas del difunto Juan Ramón. Mientras todos se despiden, el mantel de la mesa se mueve. Todos creen que el espíritu del fallecido quiere comunicarse, pero en realidad se trata del perro mordiendo el mantel.

La gran incógnita es averiguar dónde habría querido ser enterrado Juan Ramón, de manera que el costeño sugiere consultar una pitonisa y salir de la duda. La experiencia resulta ser más atormentante que la de no saber dónde darle el último adiós al difunto.

La familia se reúne de nuevo y decide enterrar las cenizas de Juan Ramón en el periódico El Clima. Al final se encuentran con una carta del difunto donde pide exactamente lo opuesto: no ser cremado y mejor enterrado en un cementerio.

Dejémonos de Vargas | Capítulo 36 | 4 de Diciembre de 2022


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí